Bienvenidos al sitio web de la Congregación San Lucas, Iglesia Evangélica Luterana Argentina. Estamos en Medrano 253 (1828), a seis cuadras de la estación Banfield, Prov. de Buenos Aires.
 
Nuestras puertas están abiertas para todos, y los invitamos cordialmente a visitarnos y participar de nuestros cultos todos los Domingos a las 9.30 hs, y el 3er. Sábado de cada mes a las 18 hs. Ver aquí más detalles sobre nuestras actividades y el plano con nuestra ubicación. Clickear aquí para contactarnos.

Semana Santa 2016

Cultos de Semana Santa:

° Jueves Santo (24/3): Culto con Santa Cena, 18 hs
° Viernes Santo (25/4): Culto con Santa Cena, 9.30 hs
° Domingo de Resurrección (27/3): Culto de Confirmación, con Santa Cena, 9.30 hs

Medrano 253, (1828) Banfield, Prov. de Buenos Aires
Pastor Edgardo Elseser - Tel. (011) 4242-7566

¡BIENVENIDOS!

Cultos y actividades de este fin de semana en Banfield (19 y 20/3/16)

Tiempo de Cuaresma: Camino a la Cruz.

Cultos del fin de semana en Banfield:

Sábado 19/03: Culto con Santa Comunión, 18 hs

Domingo 20/03:
Momento de Canto y Oración, 9 hs
Culto con Santa Comunión, 9.30 hs

Actividades del fin de semana en Banfield:
• Asamblea de la congregación: Sábado 19/03 a las 16,00 hs.
• Encuentro de damas: Domingo 20/03 a las 11,00 hs.
• Escuela Bíblica: Todos los Domingos 9,30 hs.

¡Paz!

20/03/16 - Sexto Domingo de Cuaresma.

Texto de lectura: Lucas 19: 28 - 44

De niños nos gustaba cubrirnos los ojos y jugar, descubríamos otras sensaciones en un mundo oscuro. Eran solo corazónjuegos o experiencias. Tenemos que agradecer de poder ver y también tenemos que ayudar a los que no ven.

Pero los ojos del corazón pueden estar también cubiertos y no ver lo que es invisible a los ojos: la paz, el amor, la esperanza. Esta ceguera nos impide ver lo importante en la vida, mientras tropezamos, caemos, nos lastimamos y hacemos daño a los que están cerca de nosotros.

Queremos una vida tranquila, sin dificultades y para ello buscamos resolver problemas todos los días, nos cansamos, quedamos agotados. Buscamos la tranquilidad para nuestras vidas, y no llega. Buscamos conciliar el sueño, recurrimos a las pastillas que nos ayuden. Buscamos la paz, pero no la vemos, no la encontramos. ¿Dónde está la paz?  ¿Dónde la buscamos? Pero ¿Te preguntaste alguna vez si necesitas un oftalmólogo del corazón? ¿Dónde lo podés buscar? Solo en las páginas amarillas, de la Biblia, de la Palabra de Dios. Allí encontrarás al oftalmólogo del corazón: el Espíritu de Dios. El atiende a domicilio y su relación es personalizada. Él opera con la luz de la verdad. Primero verás lo que eres. Luego te mostrará a Aquel que te quiere dar la paz: Jesús. Esta paz la consiguió pagando un precio: entregando su vida por ti. Solo en Jesús  verás la paz. Y no solo verás la paz, el amor y la esperanza sino que la recibirás en tu corazón.

Señor, gracias por mostrarme a Jesús y por medio de Él darme tu paz. Ayúdame a vivir en paz y a ayudar a los que no ven la paz. Amén.

¡Esto no es normal!

Texto de lectura: Lucas. 20: 9 - 20

¿Somos dueños o inquilinos? Esto determina la forma con que nos relacionamos y el cuidado que damos a lo que tenemos. El dueño utiliza las cosas pero no rinde cuentas, muchas veces no las valora, no las disfruta, no las comparte. Pero el inquilino paga al dueño el compromiso asumido. El inquilino puedo utilizar las cosas  pero tendrá que devolverlas. Recibimos como préstamo una vida, una familia y bienes. De todo tendremos que rendir cuentas. 

El dueño envió a su empleado a buscar lo acordado. Pero los inquilinos lo golpearon y lo enviaron de regreso con las manos vacías. Esto se repitió tres veces. Ellos quisieron convertirse en dueños. Pero, a pesar del rechazo. ¿Qué llevó al dueño a enviar a su propio hijo? ¡Esto no es normal!  Solo un amor tan grande se sacrifica de esta manera.

Mira la cruz, esto no es normal. Solo un amor tan grande hace esto. Solo un amor de padre que busca a sus hijos. El amor de Dios que te busca una y otra vez, a pesar de tu rechazo. Este es el amor que Dios tiene por ti. El que te prestó la vida, la familia y los bienes en su paciencia, está golpeando a tu puerta. No lo rechaces.

Señor, dueño de mi vida, de mi familia y de mis bienes, perdón, porque, cuando me creo dueño malgasto mi vida y mis bienes y lastimo a mi familia. Gracias por tu paciencia a pesar de mis rechazos. Gracias por tu amor a pesar de mi egoísmo. Abre mis oídos para oír tu llamado. Levanta mis ojos para ver tu cruz, tu perdón, tu amor. Por Jesús. Amén.

Pastor Edgardo Elseser.

 

Páginas

Subscribe to Congregación San Lucas - Iglesia Evangélica Luterana Argentina RSS