Bienvenidos al sitio web de la Congregación San Lucas, Iglesia Evangélica Luterana Argentina. Estamos en Medrano 253 (1828), a seis cuadras de la estación Banfield, Prov. de Buenos Aires.
 
Nuestras puertas están abiertas para todos, y los invitamos cordialmente a visitarnos y participar de nuestros cultos todos los Domingos a las 9.30 hs, y el 3er. Sábado de cada mes a las 18 hs. Ver aquí más detalles sobre nuestras actividades y el plano con nuestra ubicación. Clickear aquí para contactarnos.

Consuelo

Texto: Juan 14: 23 - 31

El niño llora porque perdió su juguete. Los hijos lloran la pérdida de su madre. El muchacho llora porque la novia lo dejó. El padre llora por quedar sin trabajo. ¿Cuántas lágrimas se derraman por día? ¿Cuántos corazones están llorando? ¿Cuántas vidas no tienen consuelo?

VientoAl viento no lo vemos, solo vemos lo que hace. Dios envía su Espíritu, consuelo invisible, que, como viento cálido, seca las lágrimas del corazón, las lágrimas de la tristeza y el dolor con su paz. Su presencia nos enseña en medio de los quebrantos, y nos recuerda: no estás solo, no te quedarás huérfano. Dios te deja su paz y te da su paz. Por lo tanto no te angusties ni te acobardes.

Padre, seca nuestras lágrimas con tu Espíritu Santo y danos tu paz. Por Jesús. Amén.

 

Incluidos

Texto: Lucas 24: 44 – 53

La vida de un niño es atravesada por los juegos. Porque jugar es más importante que ganar, era interesante el juego compartido. Los juegos siempre nos incluían. Muchas veces los equipos se formaban con un jugador más pies juntospara que nadie quede sin jugar. No importaba las características o condiciones del jugador, solo se necesitaba el deseo de jugar.

Cuando crecimos, empezamos a jugar la vida de adultos. Nos empujaron a jugar solos, y empezaron los sufrimientos. Más allá del deseo común de vivir, la vida se transforma en una competencia, donde ganar es más importante que vivir y pisotear al otro una alternativa para ganar. Todos enfrentamos y aceptamos que no nos tengan en cuenta: del trabajo por ser joven, viejo o mujer; de la educación o salud por ser pobre; de los edificios, veredas o transportes por estar en silla de ruedas. En la vida sufrimos la exclusión.

Porque vivir es más importante que ganar, Dios, siempre nos tuvo en cuenta. Viene a nuestra vida para incluirnos en su equipo. No somos los mejores jugadores en la vida. No somos habilidosos, nos equivocamos muchas veces, somos torpes. Pero para Dios, somos el jugador que está buscando. Sé parte de su equipo.

Mira a los excluidos. Con tu vida, inclúyelos. Súmalos al equipo de Jesús.

Señor, gracias por incluirme. Señor, enséñame a incluir. Por Jesús. Amén.

 

Inclusión

"Levántate y anda"

Texto: Juan 5: 1 – 9

El hombre, durante 38 años estuvo paralítico, esperando una solución. Su compañía eran otros enfermos, que compartían la misma situación. Cuando le preguntaron si quería ser sano respondió con resignación.

La esposa estuvo 23 años esperando una solución en su matrimonio. El padre estuvo 15 años esperando que su hijo cambie. La hermana estuvo esperando por 8 años que su hermano le pida perdón. Mientas se espera con resignación que algo suceda el corazón se vuelve insensible y desaparece la fuerza para amar y perdonar.

PiesJesús te pregunta ¿Quieres ser sano? Piensa bien tu respuesta porque te ofrece más de lo que esperas. ¿Qué es lo que quiere darte? ¿Quién es el que te lo ofrece? Levántate en tus pies paralizados, deja tu comodidad y anda en los pies de Jesús. Lleva la solución. Una nueva vida te espera.

Padre, quiero ser sano. Sáname por Jesús. Quiero andar en tus pies y llevar tu amor, tu paz y perdón. Amén.

Una cruz en el camino

Texto: Juan 13: 31 – 35

Los caminos de la vida muchas veces son oscuros y abandonados. Los recorro, sin que nadie se de cuenta de la necesidad que tengo, de mi sufrimiento o dolor, cada uno sigue su marcha. Unas veces son como caminos de montaña, llenos de precipicios, peligros y riesgos. También son calles de una sola mano, solo un camino de ida, sin retorno, que conducen a la soledad. Otras veces son una avenida de ida y vuelta con palabras y acciones que llevan odio y traen rencor y violencia, y nos conduce al conflicto permanente.

En el camino de la vida, Dios hizo un cruce para que te detengas, mires a dónde vas y cambies de camino. Este cruce fue construido por Dios y hecho con amor. El camino del amor está iluminado por la luz del mundo. También está bien señalizado para que te conduzcas con seguridad y confianza. Ha dispuesto para que cada seis días te detengas a cargar combustible, recuperar fuerzas y seguir en el camino. También descubrirás que no estás solo, tienes compañía. Otros que van juntos, porque tienen algo en común: el camino. Y al andar aprendes a vivir y amar, porque como en una gran avenida la relación es de ida y vuelta: una mano lleva amor otra trae amor.

Que en tu vida, cuando te detengas en la cruz, sigue el camino de Dios. Que tengas buen viaje.

Padre, enséñame el camino. Amén.

Cruce de caminos

Páginas

Subscribe to Congregación San Lucas - Iglesia Evangélica Luterana Argentina RSS