Es tiempo de volverse a Dios

Comienza el año eclesiástico con el tiempo de Adviento. Son cuatro domingos antes de la Navidad. El color litúrgico es el morado.

Como cristianos tenemos la buena costumbre de colocar en las puertas de nuestros hogares, la "Corona de Adviento". También de armar como centro de mesa una "Corana de Adviento" con velas. Porque esto tiene un significado y un mensaje.

El significado de la palabra "Adviento" es "Venida" o "Llegada". Y el mensaje del tiempo de Adviento es "Arrepiéntanse", otra posible traducción es "Vuélvanse a Dios". Es el cambio en la manera de pensar. Esta expresión invita a un cambio radical de actitud respecto del pecado y a retorna a Dios. Este pesar, que mira hacia el pasado, va acompañado normalmente de una "conversión", por la que la persona se vuelve hacia Dios e inicia una vida nueva.

Este mensaje "Vuélvanse a Dios" nos lleva a mirar el camino que estamos transitando y preguntarnos ¿cómo estamos viviendo? ¿A dónde nos lleva el camino que estamos recorriendo? ¿Quién conduce nuestra vida? ¿Tenemos en cuenta a Dios en nuestra vida?

"Vuélvanse a Dios" nos va a incomodar, sorprender. Nos enfrenta con nuestro error, desobediencia y dudas. Con el camino equivocado, en el que, consciente o no le estamos dando la espalda a Dios.

Este llamado a volvernos a Dios tiene como fundamento un camino que se inició en el pesebre y continuó en una cruz. Es Dios Padre que entrega a su Hijo por amor. Y su Hijo que entrega su vida por amor. Es Jesús quien nace como nosotros y entrega su vida por nosotros.

Dios viene a nuestra vida en el camino en el que estamos. Toca nuestro hombro y nos dice con amor: "Vuélvanse a Dios". Es el llamado a regresar a Él. Es darle la espalda, abandonar y renunciar a la forma de vida que estamos llevando para iniciar una vida nueva, el camino de Dios.

Una vez más, este año Dios nos va a llevar hasta el pesebre porque allí quiere darnos el mejor de los regalos: a Jesús. Porque Dios quiere que volvamos a Él, porque quiere cambiar nuestra vida.

Señor, abre nuestros oídos para oír tu voz. Consuela nuestro corazón y perdona nuestros pecados. Por Jesús. Amén.

 

Corona de Adviento

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Por favor, responde la siguiente pregunta, es para prevenir el Spam.
Fill in the blank.