Corazón de Padre

Texto de lectura: Lucas 15: 11 - 24

El hijo pródigo - RembrandtUna vida insatisfecha es tenerlo todo y no disfrutarlo. El hijo tomó la decisión: buscar un futuro mejor. Ese futuro mejor lo buscó abandonando a su padre, a su hermano, a su hogar. Vendió lo valioso: las relaciones familiares, su historia, su herencia para transformarlas en dinero.

Pero el dinero no puede comprar lo valioso. El dinero no compra un padre, un hermano, un hogar. No compra el amor ni la felicidad, la esperanza ni la salud, la paz ni la vida.

La búsqueda de ese futuro mejor, fue solo una ilusión. La vida le mostró el precio de abandonar lo valioso. Conoció el hambre, los harapos, la soledad, la miseria. Lecciones de la vida: Muchas veces solo cuando lo perdemos aprendemos su valor e importancia.

Ya sin dinero, el futuro había desaparecido y el duro presente hizo volver los ojos a un pasado que abandonó. El pasado nos enfrenta,  nos cuestiona. ¿Volver tal como estoy, con mi miseria, el estomago vacío, la ropa rota, la vergüenza? El hijo emprendió el difícil camino del regreso, volvió por sus pasos equivocados, por el camino que lo alejó de lo valioso. El padre salió al encuentro de su hijo y lo abrazó y lo perdonó. El hijo conoció el corazón del padre.

Dios recibe a los hijos pródigos, porque Dios tiene un corazón de Padre.

Dios Padre, perdón por mi orgullo que me impide ver lo valioso. Perdón por abandonarte. Gracias porque me llamas de regreso a casa. Gracias, porque a pesar de la miseria en que estoy, me recibes con los brazos abiertos. Gracias porque en Jesús me muestras tu corazón de Padre. Amén.

Pastor Edgardo Elseser.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Por favor, responde la siguiente pregunta, es para prevenir el Spam.
Fill in the blank.