Bienvenidos al sitio web de la Congregación San Lucas, Iglesia Evangélica Luterana Argentina. Estamos en Medrano 253 (1828), a seis cuadras de la estación Banfield, Prov. de Buenos Aires.
 
Nuestras puertas están abiertas para todos, y los invitamos cordialmente a visitarnos y participar de nuestros cultos todos los Domingos a las 9.30 hs, y el 3er. Sábado de cada mes a las 18 hs. Ver aquí más detalles sobre nuestras actividades y el plano con nuestra ubicación. Clickear aquí para contactarnos.

Despedida

Texto: Apocalipsis 21: 1 - 7

Conocemos esta tierra y este cielo y algunas de las características son el llanto, el clamor, el dolor y la muerte. Estas características las conocemos y sufrimos porque son parte de la vida cotidiana.

Hace unos días despedimos a hermanos en la fe que lucharon con su enfermedad y el paso del tiempo. Sus partidas nos mostraron que estamos en esta tierra y este cielo porque el llanto, el clamor, el dolor y la muerte se hicieron presentes. Nos quedamos sin palabras ante el dolor. Nos mostraron que nuestras intenciones son insuficientes. Que no podemos cambiar la realidad. Solo secamos las lágrimas de los ojos y somos incapaces de secar las lágrimas del corazón.

¿Dónde encontramos el consuelo? Horacio compartió la siguiente frase: "CONSUELO en donde sólo la Palabra de Dios trae paz a nuestro espíritu". En medio del llanto, del clamor, del dolor y de la muerte, se hace presente Dios con su Palabra para llegar al corazón, a nuestro espíritu y darnos su paz. Dios con su Palabra viene a consolarte con su esperanza, porque te muestra un cielo nuevo y una tierra nueva, donde Dios secará toda lágrima de sus hijos, allí no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor, ni dolor. Por lo tanto no te enfrentas con el fin sino con la despedida. Que Dios con su Palabra te de su paz y consuelo tu vida.

Señor, tú conoces el origen de nuestras lágrimas, clamor y dolor. Pedimos tu consuelo y tu paz. Ayúdanos a despedirnos de nuestros seres queridos con la esperanza de la vida eterna. Amén.

Cruz - flores

Verdaderamente libre

Una nación se forma por muchas personas. La suma de voluntades dio origen a nuestra nación. Estos sueños de libertad quedaron expresados en el acta de independencia.

"ACTA DE LA INDEPENDENCIA DE LAS PROVINCIAS UNIDAS EN SUD-AMERICA (Fragmento)

En la benemérita y muy digna Ciudad de San Miguel del Tucumán a nueve días del mes de julio de mil ochocientos dieciséis: terminada la sesión ordinaria, el Congreso de las Provincias Unidas continuó sus anteriores discusiones sobre el grande, augusto y sagrado, objeto de la independencia de los Pueblos que lo forman. Era universal, constante y decidido el clamor del territorio entero por su emancipación solemne del poder despótico de los reyes de España; los Representantes sin embargo consagraron a tan arduo asunto toda la profundidad de sus talentos, la rectitud de sus intenciones e interés que demanda la sanción de la suerte suya, Pueblos representados y posteridad; a su término fueron preguntados:

¿Si querían que las Provincias de la Unión fuesen una Nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli? Aclamaron primero llenos del santo ardor de la justicia, y uno a uno reiteraron sucesivamente su unánime y espontáneo decidido voto por la independencia del País... "

¿Pero cuándo una nación es verdaderamente libre? ¿Quién tiene la llave de la verdadera libertad? Jesús dijo: "Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. ... si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres."

Sólo la verdad la puede hacer libre. Solo por Jesucristo será verdaderamente libre.

Nuestra tarea es anunciar la verdad que hace libre. Nuestra misión es llevar a Jesucristo para que nuestra nación sea verdaderamente libre.

Divino Salvador,
Contempla con favor
Nuestro país;
Calla lo que falaz,
¡Oh! Danos siempre paz,
Gobierno fiel, capaz,
Vida feliz.

Miramos hacia Ti:
Ven a reinar aquí,
Supremo Rey.
Dirige en cada hogar,
Enseña a gobernar
Conforme a tu mandar,
Según tu ley.

Dios, sin igual sostén,
Colma de todo bien.
Nuestra nación.
Enciéndenos tu luz,
Concede por la cruz
Del Salvador Jesús
La Salvación. Amén.

Independencia - Libres en Cristo

¡Cosecha!

Texto: San Lucas 10: 2

Aumenta el ritmo en el campo y en el pueblo se vive un clima de fiesta porque es tiempo de cosecha. Tiempo de cosecha es tiempo esperanza, de mucho trabajo, de alegría, de expectativa por conocer el resultado. Es el proceso que llega a su fin. Con lágrimas y sudor se siembra y con gritos de alegría se cosecha.

Dios ve a las personas del mundo como un gran campo para ser cosechado. Dios ve a las personas en su pobreza, en su quebranto, en su cautiverio, en su oscuridad y en su opresión y las ve con esperanza. Dios, ve que la cosecha es mucha, que hay mucho trabajo y la dificultad es que los trabajadores son pocos. Dios, como Dueño de la cosecha nos pide que roguemos para que envíe más trabajadores.

Es tiempo de cosecha, de esperanza, de oración y de mucho trabajo.

Señor de la cosecha, rogamos que envíes más trabajadores. Enséñanos a ver y trabajar con esperanza. Amén.

Campos

Eventos

Agenda de actividades Julio de 2016: descargar desde aquí

Ultima actualización: 1 de Julio de 2016

 

 Nota: los horarios fijos de Cultos semanales y de días festivos, se encuentran aquí: Horarios regulares

Páginas

Subscribe to Congregación San Lucas - Iglesia Evangélica Luterana Argentina RSS