Bienvenidos al sitio web de la Congregación San Lucas, Iglesia Evangélica Luterana Argentina. Estamos en Medrano 253 (1828), a seis cuadras de la estación Banfield, Prov. de Buenos Aires.
 
Nuestras puertas están abiertas para todos, y los invitamos cordialmente a visitarnos y participar de nuestros cultos todos los Domingos a las 9.30 hs, y el 3er. Sábado de cada mes a las 18 hs. Ver aquí más detalles sobre nuestras actividades y el plano con nuestra ubicación. Clickear aquí para contactarnos.

La lista de la fe

Texto: Lucas 11:3

Cuando vamos al supermercado sin lista siempre traemos cosas de más, porque compramos lo que vemos. Cuando vamos con la lista traemos lo necesario. En el supermercado de la vida se nos ofrece muchas cosas, pero ¿cuáles de ellas son necesarias y cuáles no? ¿Qué necesitamos para vivir? Hagamos la lista, y nos daremos cuenta que recibimos más de lo que necesitamos. ¡Somos ricos!

También tenemos que aprender lo que es suficiente. Esto establece el límite sobre las cantidades. No podemos ponernos cinco pantalones, solo uno. No podemos comer ocho milanesas porque solo tenemos un estómago. Pasar el límite de lo suficiente es acumular en el ropero o en el cuerpo y esto nos genera otras dificultades o problemas. Suficiente es el límite. ¿Tenemos lo suficiente para vivir? Seguramente recibimos más que suficiente. ¡Somos muy ricos!

Dios nos enseña a pedir el pan nuestro de cada día. Nos enseña a pedir lo necesario y suficiente solo para el día de hoy. Es necesario que aprendamos a dejar los miedos, las ansiedades, a controlar los deseos o mejor dicho aprender a vivir por fe. Vivamos cada día. Hagamos la lista solo con lo necesario y lo suficiente y tendremos muchos motivos para agradecer. ¿Y mañana? Volvamos a hacer la lista, juntar las manos y pedir nuevamente "Padre, el pan nuestro de cada día dánoslo hoy".

Padre, perdón por mis temores y ansiedades. Dame fe para pedir lo necesario y suficiente. Danos el pan de cada día. Amén.

El pan nuestro de cada día dánoslo hoy

¿Dónde está... ? ¿Dónde quedó... ?

Texto: Lucas 15: 1- 7

¿Dónde está... ? ¿Dónde quedó... ? Con frecuencia hacemos estas preguntas por cosas que se nos perdieron. Solo buscamos lo que está perdido, lo que es valioso y necesitamos.

¿Qué sucede cuando las personas están perdidas? Estar perdido es una situación muy desagradable. Pero saber que no nos buscan es muy triste. Significa que no somos valiosos para los demás.

Jesús vino a buscar y a salvar lo que se había perdido. Y aunque no nos guste y suene raro, tenemos que reconocer que estamos perdidos. Él nos está buscando y lo hará hasta encontrarnos. Gracias a Dios somos valiosos para Él. Y en el encuentro, nos enseña nuestro valor y el de cada persona, especialmente del perdido. Qué alegría es ser encontrado.

Que nuestra búsqueda se oriente en las personas perdidas y nos preguntemos ¿Dónde está Juan? ¿Dónde quedó María? Iniciemos cada día buscando al hermano perdido.

Señor gracias por buscarme y encontrarme. Enséñame el valor de las personas y guíame a buscar al hermano perdido. Amén.

Buscando a la oveja perdida

Sal

Texto: Lucas 14: 34- 35

Todos los días usamos la sal para condimentar y dar sabor a las comidas. Su uso correcto aporta elementos necesarios para la vida. En la antigüedad también se utilizaba para conservar o para que no se echen a perder los alimentos. Pero la sal no cumple su propósito cuando pierde sus propiedades o queda en el salero. Solo lo cumple cuando se usa.

Dios a cada cristianos le dio un propósito como la sal, dar sabor a la vida y hacer que la misma no se eche a perder. Requiere de cada cristiano que mantenga las propiedades y no se vuelva insípido. Se requiere que no quedemos en el salero, sino que nos entreguemos en servicio generoso. Nuestra vida ¿Tiene un propósito? ¿Hemos perdido el sabor? ¿Estamos en el salero cómodamente para que admiren lo que somos? La sal no es atractiva por su belleza sino por su propósito. Cumple su función cuando se entrega generosamente a los demás, dejando de lado el orgullo, para conservar y dar a las relaciones cotidianas sabor y hacerlas deliciosas. No nos aferremos al salero, sino dejemos que todos los días el cocinero nos esparza para sazonar la vida con la buena sal.

Señor, enséñame a ser sal y a entregarme generosamente para dar sabor a la vida y conservarla. Por Jesús. Amén.

sal de la tierra

Eventos

Agenda de actividades Septiembre de 2016: descargar desde aquí

Ultima actualización: 1 de Septiembre de 2016

 

 Nota: los horarios fijos de Cultos semanales y de días festivos, se encuentran aquí: Horarios regulares

Páginas

Subscribe to Congregación San Lucas - Iglesia Evangélica Luterana Argentina RSS